El CAC elabora unas recomendaciones sobre el tratamiento informativo de niños y adolescentes para garantizar sus derechos

  • El documento, en el que ha participado el Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, propone utilizar un lenguaje inclusivo, evitar las etiquetas relacionadas con la procedencia, la filiación o la tutela, impulsar su participación activa en los medios y en las redes sociales, y establecer condiciones adecuadas para entrevistarlos
     
  • La guía también se dirige a las plataformas de intercambio de videos y a las redes sociales, dada su facilidad de creación, de difusión y de réplica de contenidos perjudiciales
     
  • El presidente del CAC, Roger Loppacher, ha destacado que la protección de la infancia y la adolescencia es uno de los ejes vertebradores del CAC y que en el nuevo entorno audiovisual se hace más necesario que nunca defender y garantizar sus derechos
     
  • Por su parte, el consejero de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias ha remarcado que “cuando se trata de derechos de la infancia, hay que hacer una mirada global y el tratamiento mediático de la información sobre los menores de edad, o los contenidos dirigidos a niñas y niños, también deben ajustarse a sus derechos más elementales”

El Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC), con la participación de la  Secretaría de Infancia, Adolescencia y Juventud del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, del Colegio de Periodistas de Cataluña, de la Asociación Diomira, del Consell Nacional dels Infants i els Adolescents de Catalunya, y del Síndic de Greuges, ha elaborado unas recomendaciones sobre el tratamiento informativo de niños y adolescentes con el objetivo de garantizar sus derechos.

En concreto, se propone utilizar un lenguaje inclusivo, evitar las etiquetas relacionadas con la procedencia, la filiación o la tutela, impulsar su participación activa en medios y en redes sociales, y establecer condiciones adecuadas para entrevistarlos.

El documento parte del principio de que los niños y los adolescentes son ciudadanos y ciudadanas activas de la sociedad con voz propia, tal como establece la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas.

En este sentido, las recomendaciones quieren convertirse en una guía para fomentar un tratamiento mediático que respete el interés superior de la infancia y la adolescencia, con el objetivo de que ninguna acción comunicativa pueda contravenir sus derechos universales. Con el propósito de que cuando se informe sobre niños y adolescentes o cuando este sector de la población participe en la esfera mediática sea con perspectiva de derechos.

Los medios de comunicación pueden actuar como altavoz de los derechos de la infancia y la adolescencia, colaborar en mostrar a niños y adolescentes como personas que gradualmente toman decisiones sobre sus vidas y facilitar que sus opiniones sean escuchadas en la toma de decisiones y en los procesos que les afectan. Además, deben garantizar su dignidad, privacidad e intimidad, respetar sus derechos a la propia imagen y al honor, y velar para proteger sus datos personales.

La guía también se dirige a las plataformas de intercambio de vídeos y a las redes sociales, dada la importancia alcanzada en cuanto al consumo audiovisual y a su carácter colaborativo. La facilidad de creación, de difusión y de réplica de estos servicios puede favorecer la presencia de contenidos perjudiciales para niños y adolescentes.

El presidente del CAC, Roger Loppacher, ha destacado que “la protección de la infancia y la adolescencia es uno de los ejes vertebradores del CAC y en el nuevo entorno audiovisual se hace más necesario que nunca defender y garantizar sus derechos”.

Por su parte, el consejero de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir El Homrani, ha destacado que es una iniciativa muy necesaria, y más tras la pandemia. “Una de las quejas que tiene la infancia de nuestro país es que durante el confinamiento no nos dirigimos a ellos o la información no estaba pensada para que pudieran entenderla ni para que pudiera captar su atención. Por lo tanto, es un deber y un aprendizaje que las persones adultas, con las instituciones al frente, construyamos contenidos respetuosos con sus derechos.”

Los principios que rigen estas recomendaciones se inspiran en la Convención sobre los Derechos del Niño y, particularmente, se centran en: el interés superior del niño como principio fundamental que debe prevalecer ante cualquier otro (artículo 3); el niño tiene derecho a expresar su opinión y que esta sea tenida en cuenta en todos los asuntos que le afecten (artículo 12); todo niño tiene derecho a la libertad de expresión, a buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda clase (artículo 13), y, finalmente, el derecho al acceso a la información. En este sentido, los medios de comunicación social cumplen una función social capital en cuanto a la difusión de información destinada a los niños, que tenga como finalidad promover su desarrollo y su bienestar social y cultural (artículo 17). 

El tratamiento mediático de niños y adolescentes debe hacerse con enfoque de derechos, tanto en las informaciones próximas como en aquellas en relación con temas más lejanos.

En el documento completo (adjunto a la presente nota) se  desarrolla cada uno de los epígrafes con varias consideraciones. Los diez epígrafes de las recomendaciones son los siguientes:

  1. Respetar y fomentar  los derechos, los intereses y el bienestar de los niños y los adolescentes.
  2. Incluir la perspectiva de la infancia y la adolescencia en los contenidos.
  3. Contextualizar y recurrir a fuentes expertas.
  4. Usar un lenguaje respetuoso e inclusivo.
  5. Evitar las etiquetas relacionadas con la procedencia, la filiación o la tutela.
  6. Impulsar la participación activa de niños y adolescentes en los medios y las redes sociales.
  7. Establecer las condiciones adecuadas para entrevistarlos cuidadosamente.
  8. Proteger el derecho a la intimidad y a la propia imagen del niño o adolescente.
  9. Fomentar un incremento de programación infantil y juvenil de calidad y adecuada a su edad y madurez.
  10. Contribuir a la educación mediática de los niños y los adolescentes.

Recomendaciones para una cobertura mediática de la infancia y la adolescencia con enfoque de derechos