El CAC, la UPF y seis organismos de países europeos ofrecen a las escuelas un test para evaluar las competencias en educación mediática y digital de los alumnos de entre 14 y 18 años

  • Un estudio muestra que los jóvenes europeos aprueban en competencias tecnológicas digitales, pero suspenden en la lectura crítica de los contenidos
     
  • El estudio, basado en casi 9.000 alumnos de 7 países europeos, propone que las escuelas no se centren únicamente en temas tecnológicos, sino también en la recepción crítica de los contenidos, en la detección de fake news y en la identidad digital
     
  • El presidente del CAC, Roger Loppacher, ha destacado que las escuelas disponen a partir de ahora de una nueva herramienta para evaluar las competencias mediáticas y ha apostado por reforzar las áreas donde se presentan más carencias
     
  • El EduMediaTest, disponible en 10 lenguas, consta de un cuestionario en línea que evalúa las capacidades de los alumnos y ofrece materiales didácticos para trabajar los déficits en las aulas
     
  • El proyecto ha sido coordinado por el CAC y la UPF, junto con los reguladores de Francia, Portugal, Croacia y Eslovaquia, y dos instituciones públicas educativas de Grecia e Irlanda. Ha sido financiado por la CE en el marco del programa Media Literacy for All

Las escuelas tienen a su disposición a partir de hoy una nueva herramienta interactiva para evaluar las competencias en educación mediática de los alumnos europeos de entre 14 y 18 años. El EduMediaTest, que está disponible en 10 lenguas diferentes, evalúa las capacidades de los alumnos en 6 dimensiones relacionadas con la educación en comunicación y ofrece materiales didácticos para trabajar los déficits detectados.

El desarrollo de esta nueva herramienta ha sido liderado por el Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) y la Universitat Pompeu Fabra (UPF), junto con cuatro reguladores audiovisuales europeos (Francia, Portugal, Croacia y Eslovaquia) y dos instituciones públicas en el ámbito educativo (Grecia e Irlanda).

El proyecto ha contado con la financiación del programa Media Literacy for All de la Comisión Europea, que tiene entre sus objetivos combatir la desinformación y gestionar de forma crítica los contenidos recibidos por las redes sociales.

En cuanto a la evaluación de los alumnos, se ha creado un cuestionario de 43 preguntas con el objetivo de calibrar la capacidad de los estudiantes para determinar la fiabilidad de las noticias, detectar los intereses no visibles de las fuentes, constatar la existencia de estereotipos y fomentar una actitud responsable ante los derechos de autoría. También se quiere comprobar la capacitación que tienen los estudiantes de generar mensajes digitales que sean comprensibles y responsables con su identidad digital.

Para responder, el alumnado analizará vídeos y fotografías, y buscará información en internet. El sistema enviará al profesor o profesora responsable el resultado conjunto de cada clase, en el que se identificarán los aciertos y los déficits en las siguientes seis áreas: lenguaje, tecnología, producción y difusión, ideología, recepción y estética. En base a los resultados obtenidos, el programa propone actividades de formación en educación mediática de las seis áreas mencionadas, que el profesorado podrá implementar en las aulas.

El presidente del CAC, Roger Loppacher, ha destacado que “las escuelas disponen a partir de ahora de una nueva herramienta para evaluar y conocer las competencias digitales y de comprensión en la recepción de los mensajes que nuestros jóvenes reciben masivamente a través de las redes y, por lo tanto, dispondremos de más información para ayudarlos a ser competentes en estos ámbitos”.

En este sentido, ha explicado que “los jóvenes no solo tienen que ser competentes en el funcionamiento de la tecnología digital, que ya les es propia, sino que necesitamos que sean críticos ante el alud de contenidos que reciben, responsables de aquellos que ellos mismos emiten y difunden, y cuidadosos con su identidad digital”.

Aprobado en competencias tecnológicas, déficits en la lectura crítica

Para testar la nueva herramienta, durante el pasado mes de mayo se llevó a cabo una prueba piloto con 8.699 alumnos de 14 a 18 años de los siete países participantes, de los que 1.192 fueron catalanes.

El estudio europeo mostró que el alumnado es competente en las cuestiones tecnológicas y digitales, pero que presenta déficits en la lectura crítica de los contenidos, así como en la detección de fake news. La mejor puntuación la obtuvieron los estudiantes en el apartado de tecnología, en concreto, el acceso al contenido, la gestión de contenidos y la navegación por la web. 

La segunda mejor puntuación la obtuvieron en el apartado de estética, específicamente, la habilidad de los participantes de relacionar producciones mediáticas con otras disciplinas artísticas, detectar influencias conjuntas y detectar cuestiones relacionadas con el diseño, la música y los colores.

La tercera mejor puntuación la obtuvieron en el apartado de ideología, en la que se explora cómo las representaciones mediáticas estructuran la percepción de la realidad de cada cual. En este ámbito aparecían preguntas para distinguir la verdad de la falsedad en la información, así como cuestiones relacionadas con la desinformación. Las puntuaciones más bajas las obtuvieron en los apartados producción y difusión, recepción y lenguaje.

Recomendaciones a partir de la prueba piloto

Como recomendaciones, los promotores subrayan la contradicción de que las escuelas centren la educación en comunicación audiovisual en la parte tecnológica, cuando este apartado ya está controlado por los alumnos. En concreto, recomiendan centrarse en el proceso de recepción de los mensajes. También se recomienda ampliar los currículums escolares con más materias sobre la concepción ideológica de las actuaciones de los medios y en el impacto de las fake news.

En cuanto a los tres apartados en los que obtuvieron los resultados más flojos, los promotores indican que ello muestra que los estudiantes no están familiarizados con la forma de operar de las empresas mediáticas y las plataformas digitales. También desconocen cómo se producen los mensajes mediáticos según ciertas normas y cómo pueden tener un significado adyacente.

En concreto, en relación con los resultados del apartado de producción y difusión, se recomienda diseñar programas específicos y ofrecer financiación para aumentar la capacidad de creación de contenidos, y se propone fortalecer la cooperación entre las escuelas y los medios, de modo que los escolares tengan un conocimiento próximo y directo de cómo funcionan los procesos de generación de mensajes mediáticos.

Los estudiantes de mayor edad (15 a 17 años) fueron los que obtuvieron la mejor puntuación, por lo que recomiendan reforzar los programas de educación mediática en los niveles escolar inferiores.

 

 

Socios del proyecto

 

En el proyecto participan cinco reguladores audiovisuales europeos, dos instituciones públicas en el ámbito educativo y una universidad. En concreto, los cinco reguladores son: el CAC; la Agencija za elektronicke medije (AEM) de Croacia; el Rada pre vysielanie a retransmisiu (CBR) de Eslovaquia; el Conseil Supérieur de l’Audiovisuel (CSA) de Francia, y la Entidade Reguladora para a Comunicação Social (ERC) de Portugal.

 

Las dos entidades educadoras son el National Centre of Audiovisual Media & Communication (EKOME) de Grecia y Webwise de Irlanda. Asimismo, la UPF participa para garantizar que el proyecto responde a los principios de investigación científicos.

Minisite del programa EduMediaTest

 

Foto 2

 

El proyecto EduMediaTest está financiado 
parcialmente por la Comisión Europea

 

Foto 1